Santiago Pillado-Matheu, cantante y baterista de la banda ‘El Hombre Misterioso’, deja la música de lado para sumergirse en los registros sonoros de la época del conflicto armado interno en la instalación sonora ‘La Realidad Ausente’. ¿Se pueden sanar las heridas con sus sonidos?

88b237e9-f188-4d03-aca3-09497027743a
Foto: Raúl García / LaMula.pe

Más que las bandas, el detalle de los primeros álbumes de música que escuchó Santiago Pillado-Matheu es el sonido que tenían. A falta de un equipo con doble casetera para grabar las copias que le prestaban, ponía una radio frente a otra y esperaba que en casa todos hicieran silencio. A veces cubría ambos equipos con una caja de cartón para lograrlo. Al final, en esas grabaciones con The Clash por un lado y Ramones por el otro, por ejemplo, siempre se terminaba colando algún portazo, recuerda. «Más que la delicadeza exacta del sonido a mí me importa el registro del momento y del espacio en el que se realiza», dice ahora, décadas después, a los 42 años. Ese sonido casero, amateur y experimental obtenido de la necesidad parece pervivir en su instalación sonora La Realidad Ausente. (Seguir leyendo en LaMula.pe…)

Anuncios