Publicado originalmente en Asia Sur #155

A propósito del Mundial Brasil 2014, una exposición revalora la esencia más sencilla, simple y universal del fútbol: su alma callejera.

Fragmento de Peladas, Noturnas, de Días & Riedweg
Fragmento de Peladas, Noturnas, de Días & Riedweg

El primer logro futbolístico que Pelé consiguió fue el campeonato de la ciudad de Minas Gerais que ganó con el Ameriquinha, un equipo de barrio que fundó con sus amigos. Uno de los primeros videos en el que se ve a Messi en todo su esplendor lo muestra a los nueve años marcando once goles y levantando el polvo de una cancha descuidada. El video de fútbol más visto de YouTube en el 2011 fue el de Tano Pasman, un hincha que gritaba e insultaba al televisor que le mostraba cómo River Plate descendía a la liga B de Argentina. Ese es el fútbol que homenajea la muestra El juego solo acaba cuando termina: el fútbol descuidado, sin reglas, sucio, simple, sin lugares oficiales y sin horarios.

Ese es el fútbol que 21 artistas de distintos países celebran con fotografías, videos y sonidos. Dentro de este proyecto destacan los de artistas como el chino Zhang Qing, quien  presenta 603 Football Field, un video en el que muestra un partido jugado dentro de un departamento de 45 metros cuadrados que grabó con seis cámaras. La uruguaya Ana Clara Talento recupera, corta y pega las locuciones de Carlos Solé, un legendario locutor de los cincuenta, para crear la ficción de un partido. Gabriel Orge, de Argentina, retrata a mujeres de Córdoba que se dedican a coser pelotas. El brasileño Días & Riedweg usa sus tradicionales videos de imágenes superpuestas de un mismo suceso para transmitir un partido en una cancha de fútbol enrejada de las favelas. El peruano Fernando Gutiérrez, más conocido como Huanchaco, fotografía  shows callejeros, en que el fútbol nacional es el centro de burla y esperanza.

La muestra busca revalorar la pasión fuera de los estadios, el carácter lúdico, improductivo y premoderno de un deporte que, solo en el Mundial de Sudáfrica 2010, requirió de una inversión de 475 millones de dólares, por lo cual obtuvo una ganancia de 631 millones. Como señala el curador Alfons Hug: «el verdadero lugar del fútbol suele estar ahí donde nadie lo supone, una regla que, por lo demás, aplica también al arte contemporáneo».

La exposición llega a la galería Juan Pardo Heeren del Icpna de Lima después de ser expuesta en once países de Latinoamérica. El 30 de marzo continuará su viaje por distintas ciudades hasta llegar al mismo Mundial de Brasil.

El escritor argentino Martín Kohan en su ensayo Ver fútbol del catálogo de la exposición dice: «el fútbol despliega (…) capas sucesivas de pasión y capas sucesivas de visión: grados de significación de la euforia y escalas diversas para la contemplación del juego». En El juego solo acaba cuando termina se revalora esa primera escala natural de personas que patean una pelota en todas partes del planeta.

Anuncios