Ayer el movimiento #15M de España trasladó su protesta al frente del Parlament de España donde se debatiría el presupuesto para el próximo año. Una de las principales críticas, en este punto en concreto, es es la reducción del gasto público en 10%, así como la reducción de prestaciones sociales y sanitarias.

La gente afuera. Los diputados tratando de entrar. Los gritos. Los empujones. Algunos diputados tuvieron que ingresar en helicóptero (literalmente pasaron por encima de los manifestantes). A algunos les cayó algún que otro objeto, a otro le pintaron la cabeza de rojo (esa estuvo buena), etc.
La policía reaccionó, claro. Con armaduras completas, macanas, escudos y bombas lacrimógenas arremetieron contra los manifestantes. Cosa que no es nueva para el movimiento de los “indignados”. Semanas anteriores fueron desalojados de igual manera de las distintas plazas donde se encontraban acampando. El argumento: “sanidad” (ante la falta de encontrar otro).
Las imágenes de esos desalojos eran realmente indignantes, impotentes. Los manifes
tantes aferrados unos a otros cogidos de los brazos, sentados, con la consigna de no reaccionar a pesar de todo. El todo eran policías que no les quedó otra frente a las consignas de la gente que empezar a apalear a la multitud que no pensaba moverse del lugar. Apalear para que reaccionen. No reaccionaban. Gritaban del dolor pero no se movían. Después arrancarlos del piso a la mala. Palos aforro a hombres, mujeres, jóvenes, viejos, viejas, enfermos, inválidos. Ya, para más información ver: Desalojos de las acampadas de Barcelona y Lleida
Durante esos días la prensa acá en el Perú informaba que los protestas continuaban y se hacía algún que otro análisis de la situación. Nada de ciudadanos agredidos de tal manera. Por el contrario se podía encontrar titulares como el siguiente en la web de El Comercio informando de los primeros “enfrentamientos” sin decir nada respecto a la consigna de “no violencia” de los manifestantes.

Ayer los hechos fueron iguales. Hoy la prensa no duda, otra vez, en decir las cosas de otra manera. Según las notas de El Comercio y La República (extraídas de agencias de noticias extranjeras) ahora sí hay víctimas. Y es que las víctimas llevan terno: los diputados. ¿Víctimas de qué? De los gritos, de las dificultades para entrara al parlamento, de que le pinten la cabeza a uno, de que tengan que llamas un HELICÓPTERO para poder entrar. ¡Pobechitos!
El Comercio, bajo el titular “Indignados atacan a congresistas”, dice:
¡”ATACAN”!

(Atacar: gritar, reclamar, empujar. Apalear: poner orden)

“Veintitrés personas resultaron heridas levemente, tres de ellas policías, indicó una portavoz de los servicios médicos de emergencia, en un choque entre fuerzas del orden y manifestantes que intentaron impedir el paso de los diputados regionales catalanes a la sede del Parlamento.”
(“tres de ellas policías”. “TRES” “POLICÍAS”. Bien podría ser: 20 de ellas ciudadanos que vienen reclamando hace más de un mes en las calles).
“un movimiento nacido de la exasperación ante la crisis económica”.
(No es solo por crisis económica. Es por el cansancio, el hartazgo de un sistema de vida incapaz de satisfacer todos los ideales que ha creado.)
La República, bajo el titular “Indignados casi toman parlamento de Cataluña”, dice:
Lead 1: “VARIOS PARLAMENTARIO FUERON AGREDIDOS”

Lead 2“Varios parlamentarios fueron agredidos. Los diputados
tuvieron que llegar en helicópteros y en carros blindados para evitar los ataques.”
(¿Tengo que decir algo más? PARLAMENTARIO AGREDIDOS – HELICÓPTEROS Y CARROS BLINDADOS PARA EVITAR ATAQUES. ¿manifestantes, reclamos, insatisfacción, ciudadanos? No, nada.)
“plantaron cara a la policía, que tuvo que formar un “pasillo” para permitir la entrada de los parlamentarios”.

(¿Quién TIENE qué? La policía TUVO (es decir, fue necesario, “los llevaron a que”) formar un psaillo? O son los manifestantes lo que han TENIDO que decidirse a bloquear el parlamento para que sean escuchados de una vez por todas? Quién TIENE qué? Quién se ve en la necesidad?)
“incidentes, duramente criticados por la clase política española”.
(No son incidentes, son reacción, pedidos. “Criticados por la clase politica”. Espera, la situación no es al revés? Osea, los políticos duramente criticados por la sociedad?)
Con todo respeto diarios: váyanse a la reverenda mierda!
Como periodista y con ustedes como referencia de esta profesión, prefiero informarme e informar como ciudadano.
Anuncios